miércoles, enero 23, 2008

Algunas Cosas que Odio

Estas fiestas todavía recientes y las rebajas, más recientes todavía, me han traido muchos recuerdos. No todos buenos. De hecho, muchos son de porqué odio cosas que odio. O que me parecen absurdas, según el estado de ánimo del momento. Así que si me pareces absurdo, ya sabes. Grrrrr.

Tarjeta Regalo cualquiera
Una de esas cosas absurdas (bueno, que odio) son las Tarjetas Regalo.Todos las hemos visto e ignorado. Están presentes en todos los grandes almacenes sea cual sea el sector al que va dirigido.Las veréis en el Tajo Bretón, MedioMercado, Júpiter, Zilvia y otros sitios de captura de vuestros dineros.Se presentan como un sinfín de ventajas, como extraigo de la web de uno de estos lugares (aunque no lo parezca, no es un corta y pega, que los muy zoquetes se cargan la accesibilidad de su web poniendo el texto como imágen, seguro que para ponerlo en verde):

"[...] en ella caben todos los regalos que puedas imaginar. Porque además de tener una para cada ocasión, la persona que la recibe podrá elegir lo que más le guste, por la cantidad que tú desees, en cualquiera de nuestros centros comerciales. Y sin fecha de caducidad. Más que un regalo, el regalo perfecto."

Las desventajas no te las dicen, en parte porque todos las conocemos. Sería algo así (esto sí que no es corta y pega):

"Rara vez encontrará algo por el importe seleccionado y lo que sobre se acabará perdiendo en nuestros libros contables. A pesar del amplio surtido de nuestros centros comerciales, siempre querrá lo que no tenemos pero nuestra competencia sí. Menos que un regalo, el no-regalo perfecto. Literalmente, se compra su propio regalo."

Es dinero peor que el dinero, de hecho es peor dinero que algunas infames monedas cuya venta es ilegal, como el Dirham marroquí o los Pesos cubanos (los de verdad, no los de los turistas) y que si cotizasen, estarían permanentemente devaluadas. Para que fueran mínimamente atractivas, las tarjetas regalo deberían venir como las de prepago de móviles antes de hundirse el NASDAQ. Pagando 10 te deberían dar 20.

Lo increíble es que los centros comerciales sigan intentando venderte estas inutilidades, sobre todo cuando todos usamos y tenemos (unos más que otros) algo mejor que ésto.

Dinero de Verdad