viernes, julio 13, 2007

De verdad que yo no he escrito esto

[...]
Sadly, I will admit that I did upgrade. I went from XP to Ubuntu and bought a Wii. Life could not be better now, gaming is fun again, and spyware is a distant memory.

jueves, julio 05, 2007

El niño con el pijama de rayas

Escribir sobre este libro no es fácil, sobre todo si queremos mantener el deseo del editor y el consejo de todos los que sé se lo han leído e incluso de quien me lo ha recomendado, que ni se lo ha leído. A lo que llegan algunos por mantener el suspense. Veamos qué podemos hacer con esta limitación...

Dicen que dijo un escritor que cuanto más sabía sobre cómo escribir, más borraba y que el libro quedaba listo para entregar cuando ya no encontraba nada más que quitar. La famosa economía del lenguaje que decía algún profesor. Este libro sigue esa escuela, se lee muy bien y parte de su gracia está en darse cuenta poco a poco de lo que va la historia. Por eso creo que la adaptación al cine que dice la solapa será difícil o falta (por exceso) de una parte muy importante del libro. Así que o el director asignado es muy bueno y da igual que sea una adaptación o ya tenéis un nombre que evitar en la cartelera. Voto por ir buscando algo mejor en lo que invertir el dinero.

Pero se podría haber quitado más. Concretamente el episodio 19 no es necesario. Cuando lo leáis haced el experimento. Saltadlo. O si lo preferís, ya que habéis pagado el libro entero, leédselo después del episodio 20. Ahí también encajará. Los capítulos anteriores parece a primera vista que también podrían leerse en desorden, pero creo que o desordenas todos menos los 3 últimos (que a su vez recomiendo leer como 18 y 20 o 18, 20 y 19), con lo que quedaría posiblemente muy vanguardista, o los lees en el orden indicado.

¿Y mi recomendación final? ¿Merece la pena el libro? Pardiez, qué difícil es no hablar demasiado... Es agradable ver el mundo a través de los ojos de un niño y no de un adulto en el cuerpo de un niño. Recomendado.

miércoles, julio 04, 2007

Motivos por los que nos gustan los videojuegos (II)

Gracias a los videojuegos, si nos sentimos como dice esta canción,

podemos ponerle remedio