domingo, abril 29, 2007

Una duda de 0x1A años

Dicen que no habrá día que te acuestes sin aprender nada nuevo.
Lo que no dicen es lo que a veces se tarda en resolver una duda.
En mi caso, todo empezó una tarde de feria con 4 años.


Como a todos los niños, me encantaba montarme en los cacharros que simulan ir conduciendo, pero como mis padres eran muy precavidos (al fin y al cabo, todavía no tenía carnet), no me montaban en los coches de choque, ni siquiera en los infantiles, así que me montaban en los carruseles en los que van coches de todo tipo sobre un monoraíl.

Ese de todo tipo, como recordaréis de vuestros años mozos o de más acá si en vuestra familia hay pequeños terroristas, incluye improbables todoterrenos, autobuses de los años 40 en cuyos asientos sólo entraban niños de postguerra, platillos volantes (!?), personajes que no son pero parecen de Disney y coches deportivos que emulan a la gloria nacional del momento. Ya sabéis, uno de rallies de cuando Carlos Sainz era campeón del mundo, motos de los años de Sito Pons, Aspar o incluso Ángel Nieto o ya más recientemente, Fórmulas Uno azules.

Como los muñecos que parecían pero no eran, estos coches deportivos tienen publicidad auténticamente falsa de Cola-Loca, Sell, Perrari, Rinoult o Muchobichi con sus pequeñas ® o TM según pillase al perpetrador de turno.

Recuerdo que pregunté a mi padre qué querían decir cada uno de esos símbolos. La respuesta a las dos preguntas fue "marca registrada y no, no te vamos a montar otra vez", lo cual a mi mente infantil le chocó por dos sitios.

Por un lado no entendía cómo dos cosas tan diferentes podían querer decir lo mismo y por otro lado me parecía increíble el mundo de la propiedad inmaterial. La segunda impresión sigo recordándola todavía, recibiendo nuevos choques cada vez que el señor Farré abre la boca o cada vez que una patente absurda sale en las noticias (creo que fue el año pasado que se admitió a trámite la invención de la rueda), pero (hoy) no hemos venido a hablar de eso, sino de la diferencia entre los dos símbolos.

En ese pozo sin fondo de sabiduría y tonterías por igual, Internet, encontré la respuesta a mi duda infantil o mejor dicho, ella me encontró a mi cuando menos me lo esperaba. Buceando entre las FAQ de CafePress (tentador concepto, oiga) me encontré tal cual la solución que tanto he esperado y que, por deferencia a los potenciales lectores que no dominen la lengua de Stan Lee, parafraseo en la de Francisco Ibáñez:

El símbolo TM indica que es una marca registrada y el ® indica que está registrada concretamente en la Oficina de Patentes y Marcas Registradas del país que primero avisa y luego asusta. Quizir, toda ® es también una TM pero no al revés o ser una TM es condición necesaria pero no suficiente para ser una ®

Y esto fue lo más emocionante que me pasó el Jueves.

La foto está linkada desde Flickr y es propiedad de Zifra, que amablemente cuelga sus fotos con licencia CC Share Alike y Attribution. Al César lo que es del César.