jueves, agosto 24, 2006

El futuro de los juegos de lucha

En una feria de videojuegos en Leipzig, el señor Peter Molyneux (que no Moulinex), famoso por haber parido Populous, Black&White y Fable entre otros, dio una charla sobre el estado de la Lucha en el medio.

La verdad es que dice cosas que todos nos imaginábamos y seguro que las hemos comentado a nuestros amiguetes, pero claro, uno no ha hecho el Black&White y no le llaman para dar conferencias.

Bueno, al lío. Los puntos que podemos sacar:

  • la sombra del Street Fighter es más alargada que la de los cipreses y sentó demasiada escuela
  • Street Fighter 2 no es real (aplausos!)
  • molaría mucho poder usar en el combate lo que pilles por el escenario
  • molaría más que la bofetadas se dieran todas con el mismo botón
  • molaría mucho más que pueda haber "muerte súbita"
  • será difícil ver todo esto en juegos en el futuro
Si medio entendéis el guachisnai, podéis comprobar que no me lo invento aquí.

Pues ya que no he podido dar cierta exclusiva espectacular (me enteré por la wé, como todos) y siguiendo una tradición (sobre todo veraniega) del periodismo, me invento una:

Respetable público, y el otro también, me complace presentarles un par de juegos del futuro pasado que cumplen lo expuesto por el escalador de guindos fallido.

Cadillac & Dinosaurs (acierto del amigo Mangamoncio)

Quizás el mejor de su gama, los clones de Double Dragon. Interacción con el escenario, todos los golpes se hacen con un botón (y el otro es para saltar) y el momento de la galleta es importante, sobre todo contra enemigos finales.

Te podías complicar la vida enfadando a los dinosaurios.




Blade, the Edge of Darkness (acierto del amigo vijmau)

Este juego español causó mucho ruido incluso años antes de salir (me saco una entrevistilla de la manga). La pena es que al parecer no vendió todo lo deseable y el estudio cerró.

En este juego podías usar lo que te encontrases como arma y el escenario influía mucho en el resultado de las peleas, que además no eran machacateclas, sino que cada espadazo tenía que ser pensado.


Y por último, por eso de intentar establecer una costumbre (que siempre queda bonito en el currículum), reparto de frikipuntos al primero que me diga el nombre de cada juego, hala.

Motivos por los que nos gustan los videojuegos (I)

En los videojuegos conseguimos cosas maravillosas y sorprendentes que difícilmente podremos en la vida real...


Algunas son incluso mejores que salvar el mundo.