domingo, marzo 17, 2013

A vueltas con WhatsApp

Estos días no hay quien no hable de si me voy de WhatsApp, que si me quedo, que si la gente es muy rata o que si la aplicación es una caca. Pues ahí va mi opinión, hala.

Como todos la conocemos no vamos a contar cómo funciona, pero veamos unos cuantos pros y contras.

 Pros:

  1. Es gratis el primer año, o hasta que WhatsApp decida, que hasta hace poco quería decir "de momento"
  2. Creación de cuenta muy sencilla y asociada a número de teléfono. Es tan fácil que mucha gente creerá que nunca ha abierto esta cuenta.
  3. No necesitas publicitar tu cuenta de WhatsApp ni que te aprueben como contacto. Si tu móvil sabe el número de alguien y ese alguien tiene WhatsApp, tu móvil lo sabrá en cuanto refresque la lista de contactos
  4. Está pensado para redes no confiables y usa abstracciones intuitivas para ello. El famoso doble tick, que nos dice con el primero si ha llegado a servidor y con el segundo si ha llegado al otro móvil
  5. Permite enviar fotos, vídeos y voz que tengamos en el móvil o que tomemos en el mismo momento.
  6. Conversaciones grupales. Suelen ser el diablo, pero a veces son muy útiles.
  7. Cliente para muchos tipos de móviles (iOS, Android, Symbian, S40, Blackberry, Windows Phone,...)
Las ventajas 1, 5 y 6 son bastante comunes salvo casos extraños (saludo a GTalk por no tener ni 5 ni 6, que sí lo tiene su primo G+ Messenger). En mi opinión el éxito de WhatsApp se basa realmente en sus puntos 2, 3, 4 y 7. Sobre todo en los puntos 2 y 3. 

Con eso WhatsApp ha conseguido quitar no sólo el tener que intercambiar nombres de usuario con tus amigos, sino que también ha quitado el tener que pensar que si Pepito tendrá o no cuenta, el programa te descubre que gente insospechada como el panadero se ha hecho una. 

Sí, queridos amigos frikis, WhatsApp hace lo mismo que una cuenta XMPP pero tu abuela sabe usar esto y el otro no. Si os vais a hacer un clon de WhatsApp (cuando acabéis el de Google Reader, por ejemplo), copiar estos puntos, que no os cuesta nada.

Contras:
  1. Deja de ser gratis, se está empezando a dejar caducar el plazo de evaluación.
  2. Tiene caídas
  3. Mala seguridad, que ha ido mejorando, pero sigue sin ser muy buena
  4. No permite llamadas de voz. Esto es realmente la ventaja 4 llevado a su conclusión lógica. Una llamada puede caerse a la primera. Así que se permite el envío de ficheros de voz, en plan walkie talkie pero sin interfaz tan lograda.
La pega 4 lleva años cubierta por otras aplicaciones, como Skype, y no han despegado tanto en móviles, por lo que no debe ser muy gorda. Y las 2 y 3 son bastante comunes, así que tampoco son factores para descarte. Así que realmente su principal pega es que hay que pagar en algún momento, pero el problema no es la cantidad (recordad que hace años todos pagaban tan felices por tonos, politonos y fondos a base de SMS).

El problema es el miedo a la primera compra electrónica. A la gente le da miedo dar su tarjeta (que puede que no tenga, pero es más minoritario) al primero que pase por internet. Al primer camarero que se lleva la tarjeta hasta las profundidades del bar y que dejas de ver durante minutos no, curiosamente.

A mi también me dio miedo dar mi tarjeta la primera vez. Y por lo que me cuentan, no soy el único. Hay que tirarse a la piscina, señores.

WhatsApp nos deja pagar por Google o Paypal, así que no le damos la cuenta a ellos. Y para que no desconfiemos de el programa, también nos deja mandar la URL de pago a estos dos sistemas, para pagar desde el PC si lo que nos da es miedo a pagar desde el móvil. 

Claro que si no hemos dado la tarjeta a Google o no usamos Paypal nos ha dejado esto igual... 

Bueno, en algunos países Google permite pagar con otras cosas, como tarjeta prepago (no en España todavía) o con saldo del operador (Movistar y Vodafone en nuestro caso). Para esto último debemos estar conectados en el momento del pago por 3G y no por wifi. ¡Ay!, si esto estuviera más extendido...

Y sobre Paypal, pues podemos tener una cuenta que no esté ligada ni a una tarjeta ni a una cuenta bancaria, pero eso ya debe escribirse otro día.

También podemos usar otro programa, cierto, pero tras usar un par de días SpotBros y que no estuviera nadie, creo que cuando me toque (Febrero que viene), pagaré. Os recuerdo que la ley de Metcalfe dice que el valor de una red es proporcional al cuadrado de su número de usuarios y eso hace que para mi WhatsApp valga mucho.

¿Creéis que Line conseguirá tener ese valor? Sin haberlo usado, lo dudo. Porque si no me equivoco usa nombres de usuario, por lo que aunque la mitad de mis contactos lo usen no lo sabré hasta que les pregunte por el suyo. 

Creo que Facebook Messenger lo tienen más fácil para despegar, por ejemplo.
Y si Google adecentase un poco GTalk, también.

domingo, enero 30, 2011

¿Nos vamos a Alemania?

Doña Merkel nos alegró el día anunciando que Alemania está dispuesta a recibir con los departamentos de RRHH abiertos a los españolitos con carrera (ingenierías, a ser posible), que allí los/nos quieren.

Entre nosotros no es ninguna novedad, pues creo que todos conocemos los casos de amigos que se han ido al extranjero (que han vuelto o no) para que les dejen hacer algo parecido a lo que esperan de su carrera y/o les paguen más que a nuestros amigos de infancia que no fueron a la universidad (y además curran menos horas que nosotros).

Por lo visto sí que ha sido algo nuevo para el público general y éste se lanza a comentar las noticias en la web. Me parto el ojal de leer que les parece fatal que la maligna Alemania quiera robarnos nuestros mejores cerebros (a los que sin embargo no les parece fatal que se les pague para cacahuetes), que la culpa es del gobierno por formarnos tan bien (y no de las empresas españolas que no saben valorar y retener el talento), que seguro que pagan menos a los españoles menos que a los alemanes (pero más que lo que pagan a esos españoles en España!) y que en España se paga mal por la crisis, que en seguida se volverá a pagar como en Alemania (no es broma, leído en El País, atribuido a algún lumbrera de la patronal).

El problema real es que el empresario medio de nuestro sector y la misma patronal cree que tenemos que competir con China o la India (y según ese razonamiento cobramos mucho y tenemos demasiados derechos) en vez de con Alemania (juro que es verídico que escuché en la Ser decir esto a otro lumbrera de la CEOE hace un mes). Me encantaría ver qué cara se les quedó cuando la misma Alemania les dice que no, que esos empleados que tanto desprecian sí son de nivel alemán.

¿Nos vemos en Berlín?

miércoles, octubre 21, 2009

Eclipse 3.5: 3 fallos y soluciones

Si picáis en Java, hay muchas probabilidades de que piquéis con Eclipse, así que igual tenemos a la larga más lectores que otras veces.

Como podéis comprobar en su web, el IDE Eclipse va ya por su versión 3.5 de nombre clave Galileo. La lista de cambios es amplia y muchas veces incomprensible, a veces por amplia y otras por críptica.

Lo que no te dicen a las claras son las pegas o fallos, que las hay de esta nueva versión. Las mías son de momento tres:

  1. ¿Cómo que Galileo? Si antes fue Calisto, luego Europa y luego Ganímedes, ¿porqué no Io u otra luna de Júpiter? Es una tontería, pero es mi tontería
  2. En la configuración de servidores no viene la de JBoss: Te la tienes que buscar por tu cuenta.
  3. No funciona la salida a internet via proxy si este es de tipo NTLM, o lo que es lo mismo, el de Microsoft. MUY frecuente en nuestras oficinas, para desgracia de todos los afectados.
Así que tenemos una tontá y dos pegas gordas. Para la tontá no hay solución, pero sí para las pegas gordas y es por ello que dejo esto por escrito.

Proxy y Eclipse 3.5 (Galileo)

Como cuentan en las profundidades del wiki de Eclipse, en la versión 3.5 se ha cambiado de librería para conexiones HTTP de las de Sun a las de Apache por problemas de estabilidad de las de Sun (supongo que no muy frecuentes porque no recuerdo haberlos sufrido).

Desgraciadamente por cuestiones legales los chicos de Apache no admiten conexiones con proxies NTLM y no tiene pinta de cambiar a corto plazo. Además en el bugtracker de Eclipse tampoco parece que tengan muchas ganas de volver a la librería anterior. Mal vamos.

¿Qué solución tenemos? Pues podemos pasarnos a Netbeans o a Idea (ahora que tienen versión gratis ¿y libre?) o poner esto en nuestro fichero eclipse.ini, que está en la misma carpeta que el ejecutable de eclipse:
-Dorg.eclipse.ecf.provider.filetransfer.excludeContributors=org.eclipse.ecf.provider.filetransfer.httpclient
-Dhttp.proxyPort=8080
-Dhttp.proxyHost=myproxy
-Dhttp.proxyUser=mydomain\myusername
-Dhttp.proxyPassword=mypassword
-Dhttp.nonProxyHosts=localhost|127.0.0.1

Esto lo que hace es volver a usar la librería de Sun (¿o ya Oracle?).

Como ya tenemos conexión a la red, podemos plantearnos la siguiente receta

Cómo Configurar JBoss en Eclipse 3.5 (Galileo)
No sé a qué se debe (¿otra vez cuestiones legales?), pero la cosa es que Galileo viene sin configuraciones de servidores de serie. Cuando intentas crear la primera se intentará conectar a la red (y fallará si no has seguido la receta anterior) para mostrarte una lista en la cual NO está JBoss. ¿Qué hacemos, nos pasamos a Tomcat, Glassfish o lo que sea? Pues lo que sea, que recomiendo sea agregar la siguiente ruta como sitio para actualizaciones:

http://www.jboss.org/tools/download/update

Si visitas esa misma URL pero desde el navegador tienes instrucciones de cómo hacerlo.
Instalamos, reiniciamos Eclipse y ¡al fin! tenemos configuración de JBoss.

Para ser del todo feliz yo además me instalo Subclipse y Findbugs.
Que lo disfruten.

jueves, agosto 27, 2009

Kabul Disco

No todos los cómics tiene que ser graciosos, ni haber pasado antes por un periódico, revista o web, ni porqué ser de seres improbables. De hecho hay un género entero que llaman slice of life, que no es más que un cacho de la vida de alguien, normalmente del autor. Los hay deprimentes, alegres, graciosos y sosos, que no van a ningún lado o que llevan a algo más grande, como la vida misma.


Kabul Disco es uno de éstos. Nos cuenta la aventura del autor que empezó cuando respondió a un anuncio que buscaban dibujante de cómics para hacer una adaptación de la constitución de ¡Afganistán!.

Como vemos los subtítulo ya son unos spoiler y nos pone en situación: "Cómo no me secuestraron en Afganistán" y "Cómo no me convertí en un adicto al opio". Así este cómic nos cuenta su vida allí, que tiene sus puntos de absurdo, de desesperación, de disfrute y vergüenza ajena.


Es divertido, nos cuenta que las cosas no son como parecen en las noticias, pero que tampoco está muy convencido de si lo que ha vivido es representativo.

Y al final, vemos páginas del cómic que hizo y fotos de la panda de allí. Es como las pelis basadas en hechos reales que sacan a las personas reales en los créditos. Muy curioso.

De momento hay publicados en España dos tomos, a 16 lereles cada uno (en grandes superficies un 5% menos, pero así no das tu apoyo a los valientes que tienen librerías independientes en tu barrio). Si pasa como me pasa siempre (me pasó con Persépolis, El Hobbit, Midnight Nation, Rising Star, Battlechaser, Crimson, From Hell, ...), dentro de un par de años lo sacarán en un solo tomo superchulo por 20.

miércoles, agosto 19, 2009

SQL Injection en los medios

¿Habéis leído hoy la noticia del robo de datos de 175 millones de tarjetas de crédito en EEUU?

Yo me la he encontrado en El País y todavía estoy riéndome.

Atentos al texto de la noticia:

[...]
La técnica utilizada para colarse en la red de las cadenas comerciales se conoce como Structured Query Language Injection Attacks.

Se trata de un sofisticado lenguaje de programación que utilizan los hackers para saltar los cortafuegos que protegen las bases de datos conectadas a Internet.

[...]

Bueno, el SQL tiene sus cosas, pero no es ni tan sofisticado ni es de uso exclusivo de hackers. ¿Y qué tendrá que ver con los firewalls?

Pero no se vayan todavía, aún hay más:

[...]
González sabía que las redes de estos centros comerciales son vulnerables, porque tardan en actualizar sus sistemas.
[...]

Ahí, ahí, la culpa no es del gañán que hizo la web, sino de Microsoft o el que sea porque no hacen sistemas seguros. Y dos huevos duros, oiga.

Me despido con dos pensamientos:

  1. Si veo estas pifias en una noticia de la que entiendo, ¿qué nos colarán en todas las demás?

  2. Cuanta razón tiene el amigo Randall Munroe...


lunes, agosto 03, 2009

Búsquedas en el DRAE desde Deskbar

Deskbar es un añadido para la barra de GNOME (volvemos a temas Linuxeros) que nos permite lanzar programas por su nombre, publicar en twitter, buscar en nuestro histórico de navegación, marcadores de del.icio.us y un montón más de cosas con sólo pulsar una tecla. Es algo parecido al Quicksilver de los maqueros. Para todos los demás, he sacado una imagen de Phil Wilson para que os hagáis una idea.



El DRAE es el Diccionario de la Real Academia Española.

Como adivinaréis, se pueden combinar, pero no es muy inmediato y por ello lo dejo aquí por escrito.

En preferencias de Deskbar seleccionamos la extensión para OpenSearch (es la especificación que usan Firefox, Explorer y otros para añadir proveedores a sus recuadros de búsqueda) y le damos al botón "Más..." para configurarlo. Nos sale una lista de webs, la de las páginas a las que pediremos resultados por medio de OpenSearch. Ahora está vacía, así que pulsamos "Añadir" y en el campo URL pegamos esto: https://addons.mozilla.org/es-ES/firefox/downloads/latest/12307/addon-12307-latest.xml?src=addondetail (es un "recubrimiento" OpenSearch que un particular ha escrito para el DRAE, ya que este no es directamente compatible con OpenSearch, que se hace en dos minutos)

Cerramos los diálogos de la configuración de Deskbar y listo, ya tenemos búsquedas en el DRAE desde el escritorio.

A mi me ha servido para buscar "arquibanco".

domingo, enero 25, 2009

Motivo para nueva encuesta: Metroid


Ayer lo vi en una tienda de adornos para el hogar que en principio es de frikis pero de frikis de gatos, así que me pilló con la guardia baja. Cuesta 10 € y como véis lo hay de colores.

¿Es grave, doctor?